La fábrica

1 Posted by - 8 April, 2013 - SCQ, URBAN ART

Parte de la diversión de documentar el graffiti y el arte urbano consiste en buscar y encontrar, en la sorpresa del hallazgo inesperado aunque intuido.  Llevaba tiempo con la seguridad de que en Santiago de Compostela, aunque lo tengo recorrido de arriba abajo, algo se escapaba. Obras escurridizas que aparecían por la red y nunca fui capaz de encontrar por las calles de la ciudad o sus alrededores. Lo que tampoco es extraño, porque el concepto “alrededores” en Galicia es complejo y enredado en una maraña de ruas, rueiros, carreteras, carreteruchas y un sinfín de caminos en los que no puedes poner el GPS porque acabas por morir de inanición dando vueltas, aunque el lugar donde vas esté a 500m.

En la última visita a Galicia, alguien me dice:

– Habrás visto la fábrica, ¿no?

– ¿Cuál?

– Es que me han dicho que hay una fábrica con graffitis.

– ¿Donde?

– No sé, creo que por Cacheiras, donde las tortillas, espera que venga Fani – Y de repente algo hace ‘clic’, asocio ‘La Fábrica’ a algo que vi en un blog y en cinco minutos, google maps mediante, localizo unas naves quemadas que tienen buena pinta –

– Fani, ¿Son estas?

– Creo que sí, nosotros vamos por el camino de la iglesia.

– ¿Esta de aquí?

– Sí.

– Bingo, ¡Macareeena! ¡Bendito San Google y su discípulo San Google Maps! ¡El reino de los cielos es vuestro!

Así que, a pesar de varias peripecias que no vienen al caso, al día siguiente me planto en las coordenadas indicadas y descubro un espacio abandonado, fotogénico como el solo, contenedor de arte, protector de las eternas lluvias gallegas, acogedor en su abandono y que guarda como un cofre del tesoro paredes llenas de murales recien pintados y letras old school. Excitación producida por paredes, seguro que tiene un nombre.

Después del flash inicial, las siguientes horas dedicadas a recorrer las naves, primero en solitario silencio interrumpido solo por las gotas de agua al caer, algún ladrido lejano, pájaros en el tejado y el sonido de las botas al pisar.  ¿Conocen esa sensación?, la de ir solo, con la compañía de las pisadas, sintiendo cada crack y su eco en las naves inmensas y vacías, pues es adictiva. Localizando por fin las obras intuidas y marcando el lugar como fijo en cada visita, igual que otra gente va a la catedral. Más tarde a ritmo de dubstep, cortesía de los graffiteros que se acercaron a pintar ese día. A eso se llama pasarlo bien.

– Te apuntas entonces –  me dicen.

– Sí, claro! – Lo que no vais es a sacarme de aquí.. pienso.

Una selección de fotos de una tarde fantástica y con dominante verde. ¿Por qué razón la mitad de las claraboyas son verdes?

LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA LA FABRICA

 

Más en mi flickr:

 

Habrá segunda entrega y como siempre lo mejor se reserva para después, avisados quedan. Nos vemos por los lugares abandonados!

4 Comments

  • Nómada 8 April, 2013 - 10:41 pm Reply

    Gran hallazgo sí señor y qué fotazas! lo mismo me pasó a mi cuando me lo enseñaron. Andé mucho tiempo pateándome toda la ciudad por un sitio así. Gran cobijo para pintores en una ciudad como ésta, si vas los días de lluvia hay muy buenas tomas con todos los chorros de agua cayendo a borbotones. Un saludo y felicidades! d:)

    • arteen 8 April, 2013 - 11:01 pm Reply

      Creo que voy a pasar muchas veces más….. vaya pedazo de murales! luego te pregunto por la autoría de algunos…

  • jatos 9 April, 2013 - 11:54 am Reply

    muy bueno… tienes fotos que ni yo tengo, chevere! tienes que venirte un dia q vallamos todos!

  • Leave a reply